1

Aquella noche futura,

nuestros cuerpos exhalando sal.

 

Te quise blando, desnudo, aquí.

 

Derramabas vino por los poros

y yo bebía de tus ojos.

 

Te quise obscuro, cálido, así.

 

Tu cuerpo brillaba azul,

el mio se apagaba en tu abrazo,

me sentías fuerte,

me sentías fallecer.

 

Te quise duro, ciego, en mí.

 

Me encogía lentamente sobre tu calor,

tu saciabas tu sed

bebiendo de mis lágrimas

llenando tu boca con mi lejanía.

 

Te quise eterno,

Te quise aquí.

 

2

Me refugié en tu mano

posé los ojos fuera del dolor


Me aferré fuertemente a tu anhelo,

a tu sonrisa olvidada

y traté de perderme contigo

entre el mar de gente gris

detener el tiempo entre besos,

eternizar tu cuerpo junto al mío

y me quedé

con los ojos rotos.

 

Daniela Mendoza

¿Te agradan nuestros escritos? Compárte...

Una Respuesta a “Lontano”

  1. Rómulo Pardo Urías dice:

    termino volviendo aquí para encontrarme en el refugio y agradezco un espacio, un tiempo, unos ojos inquietos y la inspiración… de pronto, aquí, esta distancia que se ha abierto y que deja, en efecto, cicatrices en la mirada, aunque en el fondo persiste una esperanza incierta… excelente poema…

Deja una Respuesta